+34 954 90 26 56 info@bobeton.es

      El microcemento es un material muy adecuado para utilizarlo como revestimiento decorativo. Este tipo de suelo está compuesto por una base de cemento con altas prestaciones que se mezcla con polímeros, fibras, áridos y pigmento de colores.

      Una de sus principales ventajas es que se adhiere a toda clase de superficies, por lo que acaba siendo la elección ideal en muchísimos casos. No obstante, es muy importante que su instalación se haga con la mayor profesionalidad.

      YouTube Bobeton Microcemento

      Nuestro laboratorio diseñará el color y la textura que su proyecto necesite, no dude en contactar con nosotros.

      Problemas del microcemento

      Aunque este es un material fantástico gracias a su perfecta combinación de resistencia y posibilidades estéticas, también requiere de una aplicación rigurosa y profesional. De lo contrario, aparecerán problemas como las fisuras o grietas que acabarán con las principales características que ofrece este revestimiento como la impermeabilidad entre otras.

      Es por este motivo que siempre tiene que instalarse por profesionales que le ofrezcan una calidad del acabado óptima. Buscar una empresa ya experimentada en este tipo de instalaciones será una garantía para evitar las posibles futuras deficiencias.

      ¿Qué tipo de fisuras pueden aparecer?

      Dependiendo de la causa de la fisura, esta puede ser de un tipo u otro. En este apartado vamos a presentarte las diferentes tipologías y a explicarte las razones que las generan detenidamente.

      En forma de mapeado

      Es decir, que aparezcan varias grietas en la misma zona que se acerquen entre sí e incluso se entrecrucen. Esto puede deberse a dos factores.

      El primero es que el soporte sobre el cual se ha aplicado el microcemento no sea el adecuado. Por ejemplo, si el soporte es menos resistente que la capa aplicada de este material, este acabará cediendo y hundiéndose dando lugar a las grietas.

      Es importante también liberar el soporte de grasas y otros residuos que puedan perjudicar la fijación del microcemento al mismo.

      El segundo es que se dé una retracción demasiado rápida del producto. Por norma general, el fabricante y el encargado de instalar este revestimiento han de ofrecerle unas indicaciones que evitarán que ocurra esta retracción y que, por ende, aparezcan fisuras y grietas.

      En caso de que no se cumplan las indicaciones, es más que probable que la superficie presente estas patologías.

      En forma de ondulaciones paralelas

      Cuando la forma de las grietas es ondulada y aparecen varias en paralelo las causas pueden ser dos.

      La primera de ellas es que no se hayan creado juntas de dilatación para que el material tenga el espacio necesario al expandirse. Y que, además, no se haya utilizado un microcemento con la suficiente elasticidad para amortiguar los movimientos propios de su dilatación.

      En segundo lugar, puede deberse a la propia retracción del material debido a que no se han facilitado las instrucciones necesarias para que esta no se produzca.

      Rotura de la superficie

      La manifestación más grave de estas fisuras o grietas es la propia rotura del revestimiento. En este caso, existen dos causas principales que pueden generar este problema.

      En un principio puede que el soporte estuviera en mal estado o que no fuera apto para aplicar el microcemento. En este caso, si la empresa que se lo instaló no se lo dijo, se trataría de un fallo garrafal de la misma.

      O bien, puede ocurrir porque este material no se haya adherido como es debido al pavimento sobre el cual se aplicó. En este caso, lo mejor es ponerse en manos de profesionales que puedan determinar las causas de este problema. Y, en la medida de lo posible, arreglarlo.

      ¿Cómo evitar que el microcemento se fisure?

      Lo principal que se debe hacer para evitar este tipo de problemas es contar con una empresa profesional y con experiencia en estas instalaciones. A fin de cuentas, la práctica hace al maestro y este material es muy complicado de aplicar adecuadamente.

      En Bobeton tenemos una dilatada experiencia en los trabajos con microcemento por lo que nuestros clientes acaban satisfechos con los resultados que les ofrecemos. Nuestro método de trabajo tiene en cuenta todos los factores que pueden generar deficiencias en esta superficie.

      Por ello, lo primero que hacemos es una identificación de la base sobre la cual se va a aplicar para saber qué resistencia deberá tener el microcemento. Después de esto, nos centramos específicamente en las indicaciones de instalación de los fabricantes con los que trabajamos. Esta es la única manera de minimizar el riesgo de que aparezcan problemas posteriores.

      Por último, contamos con un equipo de profesionales especializados en la instalación de este material. Es necesario tener conocimientos técnicos avanzados y bastante experiencia para dominar el microcemento y esto es lo que les exigimos a nuestros empleados.

      En definitiva, en Bobeton realizaremos un estudio personalizado de su proyecto para determinar las características que deberá tener el microcemento. Teniendo en cuenta el soporte y las condiciones del lugar, crearemos el revestimiento más adecuado según sus necesidades concretas.

      Así pues, si está pensando en revestir una superficie con microcemento, no lo dude más y contacte con nosotros. Le aseguramos que los resultados serán satisfactorios al cien por cien.

      Pin It on Pinterest

      Share This